lunes, octubre 20, 2008

A pesar de todo, respiro

Ver una película de cuatro horas como modo de festejo del día de la madre es algo muy típico entre nosotras. Cosas que te pasan si tenés padres progres, that´s life.

Pero encerrarme en un cine cuatro horas no hace que deje de pensar.

Historias extraordinarias, de Mariano Llinás es una gran película.
Podría decir muchas cosas sobre ella.

Podría hablar de la forma en que el entrecruzamiento de las historias arma una sola que las excede, podría decir que la forma en que está contada (una voz en off en tercera persona) sacá al espectador de su ensimismamiento, podría hablar de la extensión (4 horas) y relacionarla con La paranoia o con Los efímeros, podría decir que hay escenas que están de más, podría.....

Pero no viene al caso. Tengo la cabeza en desorden y así no puedo narrar nada.

Si bien uno entra de golpe a la película empieza a entrar en serio a medida que ciertas escenas suceden. Como pasa con ciertas conversaciones con personas. ¿Cuántas horas de superficialidad son necesarias para realmente ponerse a hablar? Pero a hablar en serio. Como dice M. Terrón en el comienzo de su novela.

Soy demasiado transparente, me dicen. Se me nota en la cara si algo no me gusta, si no me cae bien alguien. Y sin embargo, a veces mantengo conversaciones que no llegan a nada. O me pasa con ciertas personas que me cuesta romper el "ponerse al día" para empezar a hablar.

Tenía tantas cosas que decir sobre la película pero resulta que hoy no puedo decir nada.

No sé como, no sé hasta cuando, pero estoy aprendiendo a vivir en la incertidumbre.

Y a respirar a pesar de ello.

Etiquetas:

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

niña! frente al desorden mental, tampoco pensar o decir "no digo nada, no digo nada". mejor actividad física. sol. estadía cerca de grandes masas de agua, aunque: no te quedes mirando el agua. también sirve whiskey (escrito irish porque es irish, jamason es el mejor). si desorden mental es de noche, tomar mucha agua y comer frutas del tipo banana o kiwi, nunca cítricos. también me podés llamar. y no pienses más en esa novelita. la citás cada vez que estás con barullo en la cabeza. entré para ver en qué andabas porque el sábado estaba con l. cuando te llamó. seguro te veo el viernes. beso enorme, igual hablamos después

8:38 p. m.  
Blogger malena said...

No importa si no dijiste nada, si no comentaste nada, lo importante es saber si a ti te sirvió escribir lo que escribiste. A mí escribir me sirve de terapia muchas veces; son esas las veces en que escribo incoherencias, y bienvenidas sean!!
Un beso y sigue escribiendo.

10:17 p. m.  
Blogger Nurit said...

M. Tenés razón, debería empezar a hacerte caso.
Nos debemos un whisky, o un daikiri, las tres, con l.

Y nosotras nos debemos a lo linguistico, estoy ansiosa por seguir traduciendo.

Nos vemos pronto...

Malena: Un beso para vos!

10:06 a. m.  
Blogger Martín said...

Me das la sensación de que hay algo del orden de la desmesura que te atrae mucho: Historias extraordinarias, La Paranoia, El Pasado. Se me hace re tarde, dps vuelvo. Beso Nurit...

2:39 p. m.  
Blogger Nurit said...

Martín: no sólo soy predecible sino que transparente ahora. Estoy en el horno se ve.
Besos!!!!

8:32 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home