lunes, mayo 19, 2008

150 elefantes se balanceaban

Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña,
como veía que resistía fue a llamar a otro elefante.

Dos elefantes se balanceaban sobre la tela de una araña,
como veía que resistían fueron a llamar a otro elefante.

Tres elefantes se balanceaban sobre la tela de una araña,
como veía que resistían fueron a llamar a otro elefante.

Cuatro elefantes se balanceaban sobre la tela de una araña,
como veía que resistían fueron a llamar a otro elefante.


-Para pará boluda, ¿Qué haces?
No son elefantes, son monos!!!

- Uh, me confundí. Igual, llegar a 150 iba a ser demasiado.

Si no entendiste nada no importa,
leé el nuevo número de 150 monos acá

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger Diego said...

Muy bueno, eh!!
También estuvo interesante y cool el evento del viernes.
Aunque el entrevistador de Strafacce diga barbaridades del estilo de "Palermo antes era de cuchilleros y ahora de conchetos..." vos dale no más. Nada que ver.
¿Por qué hay gente que siempre que surje el deseo pegado a un objeto tienen que ir a cagar su mierda ahí arriba?

¡Aguante Palermo! ¡Todos los Palermos!

4:07 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

que comentario pelotudo no?
"aguante todos los palermos??????"


un beso a todos

6:50 p. m.  
Blogger Nurit said...

Diego: Antes que nada gracias por lo del ciclo (no se si lo definiría como "cool" igual, jeje).

Y que bueno te guste la revista.
Aún no leí la nota, pero me parece que no estoy de acuerdo con lo que decís. ¿Qué eso de "vos dale no más".
No se puede generalizar para ningún lado: decir "Aguante Palermo" es aún más ridículo. Es entrar dentro de la misma lógica que vos estás criticando.
Lo que no creo que sea cierto es que Palermo antes era de cuchilleros, me parece que eso es un invento borgeano, o literario a lo sumo. Por otro lado, es verdad que está lleno de conchetos. Pero no es en el único lugar donde los hay.
En Palermo hay excepciones, por supuesto, como en todas las reglas. No me siento ni un poco aludida al estar haciendo un ciclo en Palermo. Lo hago porque me prestan el espacio.
Me parece que te estás desquitando en el lugar incorrecto, por ejemplo tu pregunta del final, o tus exclamaciones.

Igual: te repito. No leí la nota. La voy a leer. Pero con comentarios así haces que el anónimo sea el más lúcido de los comentadores. Ojo: sin ofender.

9:15 a. m.  
Blogger La Monada said...

hola a todos!

fuera de la leve disputa palermitana, ya demasiado lugar común para siquiera molestarse en seguirla, te agradezco, nurit, por los post que le dedicaste a la revista.

y sigan leyendo, buena gente.

saludos!

caro (una de los tantos monos...)

11:35 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home