viernes, abril 24, 2009

Porque todos alguna vez pensamos lo mismo

Matricida

Si estuviese seguro
de olvidarlo
ya hubiera
asesinado a mi madre
pero el remordimiento
torturaría más
que sus llamadas.

Espero que sepa
morir a tiempo
o un rato antes
mi madre

todos los días
cava fosas
en la cabeza
para sus hijos
quedan vacías
o habitan moscas.

La última vez
que fui a comer
parecía verdosa
y pensé

cuando el infierno te devore
voy a decir mundo
al fin solos.

Dios mío no la devuelvas
encima de todo un poco
más viciada.

Teléfono.
Es la noticia
de la muerte
de mi madre.

No. Es mi madre

Gabriel Reches

del libro Lo que me hace feliz, que está completo acá.

Otro poema que me gusta mucho de ese libro es

Querido M

De tu cuarto confirmo la sospecha.
Guarda un valor artístico
la constelación que esas bacterias
describen, el misterio de
la cábala en coreografías
de nado en el aire ah, el aire,
invisible en las casas aquí
polvo suspendido y carne
que se pudre al terminar.
Levitación: experimento del mes.

Valoro la fundación de este paraíso
pero hasta los locos lavan la pileta.

Sobre el perro: si dicta el destino, bien.
Yo no permitiría que sea el arquitecto de tu casa.

2 Comments:

Anonymous Al Living said...

Guau: qué buen texto. Tomar ese tema, no habitual, y escribir eso. Obvio: inevitable no unirlo con la historia personal de cada uno. Creo que, citándo tu blog y, claro, también el de Reyes, voy a postearlo en mi humilde blog.
La gente debería leer más poesía, porque creo que es un género que -en algunos aspectos- es sanador. Mucho, mucho, más que la prosa.

6:14 p. m.  
Blogger Nurit said...

Al living: ¿Viste que genial que es el poema de Reches?
Yo tuve la suerte de escucharlo en vivo. Y el tono de la lectura lo hacía muy gracioso.
Vemos como el humor es una gran forma de conducir el pensamiento...

9:48 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home