miércoles, noviembre 19, 2008

"La belleza no está en las cosas

sino en la manera como se habla de las cosas”

contaba Antunes el viernes en Filba. También mencionaba como influencias más importantes a João Guimarães Rosa en narrativa y Augusto de Campos en poesía.
-¿La poesía es un campo posible para una utopía?- le preguntaba, entre otras cosas Gonzalo Aguilar. Pero no recuerdo que contestó. Sólo que nombró, entre otros, a Paulo Leminski, poeta que yo no conocía.

De yapa, un poema de Paulo Leminski

un día
uno iba a ser homero
la obra nada menos que una ilíada

después
viendo el paquete
alcanzaba para ser un rimbaud
un ungaretti un fernando pessoa cualquiera
un lorca un éluard un ginsberg

por fin
terminamos siendo el pequeño poeta de provincia
que siempre fuimos
por detrás de tantas máscaras
que el tiempo trató como flores

2 Comments:

Blogger Sugar Sixx said...

Mirá que bonito. Yo tampoco conocía a Leminsky.

Saludos.

10:37 p. m.  
Blogger Martín said...

Que poema lindísimo!!!

2:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home