lunes, noviembre 03, 2008

Adiós

Ayer murió Mangieri.

Pego fragmentos sueltos de entrevistas.

¿Cuál es la función o qué lugar ocupa en el campo de la cultura el libro en la actualidad?
JL
-Bueno, yo pienso que el libro sigue siendo un arma poderosa. El libro sigue siendo el libro. Más allá de los adelantos tecnológicos. Por ejemplo, mi mujer es fanática de Internet. Con Internet tenés el mundo arriba de la mesa. Internet terminó con la magia de la carta, pero eso es una frase poética que finalmente no indica nada. Ahora bien, yo pienso que la presión de esta máquina crea un segundo analfabetismo. El analfabetismo de antes era el del que no sabía leer y escribir contra el que sabía. Hoy el analfabetismo va más allá de que todos sepamos leer y escribir: si vos tenés la máquina y yo no la tengo, yo sufro de este nuevo tipo de analfabetismo. El tipo que tiene la máquina tiene una ventaja enorme, tremenda, sobre el tipo que no la tiene. Hoy para conseguir trabajo tenés que tener ese conocimiento. Pero realmente, es cierto, hay un segundo analfabetismo.


¿Por qué decís que la poesía es el género literario de la resistencia?
JL -Porque lo es. Fijáte que en la Guerra Civil Española todos los poetas, menos uno, estaban del lado republicano, del lado de la resistencia. El único que no estaba de ese lado de toda la generación del '27, de la generación de Lorca, Alberti, Miguel Hernández, fue el hermano de Antonio Machado, Manuel, que era un excelente poeta que por su adscripción al franquismo fue injustamente relegado. Incluso acá tuvimos a poetas con una fuerte militancia política como Miguel Ángel Bustos y Paco Urondo. Pero por otro lado, yo creo que además, el problema que tiene la poesía es que se dice que la gente no lee poesía y los libreros dicen que la poesía no se vende. Yo creo que son macanas: la poesía tiene un problema, que es que la materia prima de la poesía son los sentimientos, esa zona oscura que con dificultad manejamos todos. En la narrativa el lector se siente cómodo porque siente que se habla del otro. Pero al leer poesía te das cuenta que están hablando de vos. Porque cuando leés poesía te identificás con muchas cosas, es un género que habla de lo que te pasa. En cambio, la narrativa es más descriptiva. El autor de narrativa puede tener vaivenes en la escritura y después levantarse; y el lector no se va a dar cuenta. Pero al poeta que se le pierde un verso se le pudrió todo, es un género implacable. Otro inconveniente es que la poesía no tiene propaganda. En los diarios se comenta la narrativa y todos sus best-sellers, pero no hay ni noticia de los libros de poesía. Es que las grandes editoriales no tienen poesía.


–¿Qué consejo le daría a un joven editor?
JL -Que se cuide mucho de no convertirse en un empresario.

4 Comments:

Blogger Gabriel said...

ese costado romántico era buenísimo, me gustó mucho la frase del final.

12:32 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

a mí también me gustó la frase final y el segundo párrafo, qué grande!

4:30 p. m.  
Blogger Santiago said...

Pobre Mangieri. Por suerte alcanzó a ver el libro que le publicó En Danza.

Un groso, el viejo.

Saludos!

Volví.

2:24 a. m.  
Blogger Nurit said...

Gabo: tanto tiempo!!!!!!!!!
ese costado romántico no sólo es buenísimo sino que es necesario a veces.

Santiago: Welcome back!
(la ironía de que le reseñaran el libro un día antes de que se muriera)

9:36 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home