martes, octubre 14, 2008

El enigma de las flores

Porqué algunas plantas sobreviven y otras no es algo que todavía no puedo resolver.
Después de estar una semana fuera de casa sin regarlas llego y veo como la más vieja es la que mejor está, incluso tiene flores, mientras que la nueva que me regalaron para mi cumpleaños apenas si tiene hojas verdes.
Paradoja de las relaciones humanas: a veces nos sorprenden las personas que menos pensamos. Y aprendemos cosas de las personas a las cuales no les ponemos ninguna ficha, de las cuales no esperamos nada. Es así, hoy mi planta más vieja tiene flores violetas.

Me pregunto si siempre será todo una cuestión de expectativas. Cuando le explicaba a los chilenos porque no me gustó tanto Chiloé y sí Valparaíso mi explicación consistía en esa palabra: expectativas.
Porque no tener expectativas me lleva de repente a escuchar The Smiths sin que estés a mi lado, (conmigo, dirías vos) y que te escriba

Cause that nights were just like any other night
but then again, not.

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

gorda es insoportable tu estar con los poetas soloporquehiceelcursoconnosequien, aca esta todo mezclado los que hacen propaganda y los que son poetas, claramente vos sos mas de lo otro, un hibrido de lobby-poesia pedorra pero publicada porque haces lobby o te juntasconesosdeletrasodelrojas que asuvezinvitasalamanzanaenlaverga.

1:15 a. m.  
Blogger Atenea said...

Lo que pasa con las plantas es lo mismo que ocurre con la gente: sólo las que saben resignarse a la maceta, y unas pocas lo suficientemente duras como para simplemente soportarla (eventualmente romperla) llegan a viejas. Las otras se quedan sin nada que decir bien rápido.

1:49 a. m.  
Blogger Atenea said...

por cierto, Nurit, pucha que hay gente que está más al pedo que uno

1:51 a. m.  
Blogger Nurit said...

Atenea:
Está buena tu comparación de la maceta.

Anónimo: usa tu resentimiento y hace algo productivo con él. Viñas hizo de eso una escuela!

2:47 p. m.  
Blogger alejandro mendez said...

La dosis hace al veneno. Con el agua pasa lo mismo, ya sea por exceso o por defecto, puede matar a la planta.
De todas maneras no te preocupes, en Chile aprendimos otras cosas, no?

Beso gigante (quizá le podemos dar como laborterapia al anónimo la tarea de regar las plantas y que cultive la vía contemplativa)

12:10 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home