lunes, septiembre 22, 2008

Empatía

Transcribo fragmentos de algunas de las respuestas que me parecieron más interesantes (y con las que, en su mayoría me identifico) de la encuesta a escritores argentinos contemporáneos

Las preguntas eran: 1 ¿Vive usted de la literatura? ¿Qué lugar ocupa en su modo de ganarse la vida? ¿Qué otros trabajos hace o ha hecho?

2 Si tuviera que comparar el trabajo de escritura con otro oficio ¿con cuál sería y por qué?

3 ¿Cómo trabaja su escritura? ¿Cuánto tiempo le dedica? ¿Lee alguien sus textos antes de publicarlos? ¿Escribe de manera regular? ¿Lee a otros autores en los períodos en que está escribiendo?

No "vivo" de la literatura en el sentido de que el dinero que la literatura me da no me alcanza para pagar las cuentas, pero vivo de ella en la medida en que si no leo o escribo durante, digamos, veinticuatro horas, la vida sufre un entristecimiento general que afecta entre otras cosas mi competencia para producir el dinero que sí las paga y cuyas consecuencias vitales –en caso de que la situación se prolongara– serían imprevisibles.
Corregir para mí nunca es "pulir": es hachar, eliminar, cambiar de lugar.
Leo mientras escribo a otros autores, por supuesto, incluso buenos autores que me exaltan o descorazonan, pero nunca nada "sobre" lo que estoy escribiendo. Todo eso, si lo leo, ya lo leí antes, cuando escribir era un sueño útil, y ya lo olvidé.
Alan Pauls

Mi comparación sería con un trapecista sin red: en la literatura uno siempre está ante la posibilidad de caerse al vacío.
Andrés Tejada Gómez

¿Vivir de la literatura? De alguna manera, sí. Si usted puede vivir sin escribir, no escriba, decía Walsh que dijo –o escribió– Rilke.
Ariel Bermani

“¿Vive usted de la literatura?” En un sentido práctico no vivo, obviamente, de la venta de mis libros. Pero sí hay algo en ese enunciado que se vincula con el hecho de vivir de la literatura a la manera de un oxígeno que funciona como una usina que moviliza las fuerzas en una dirección.
La escritura busca la intemperie, deshacerse de las certezas para reconocer el origen de la voz, para saber cómo es la voz de quien escribe en una especie de utópica coincidencia con la letra.
Creer como Salieri, y acaso no como Mozart, que cuando se logra componer, al fin, se puede respirar.

Carlos Battilana

No siento que la escritura sea un oficio.
Cristian de Nápoli

Nunca consideré la literatura como un oficio. Creo que hay una parte artesanal, que se afina y se hace más dúctil con la práctica pero desconfío mucho de esta “normalización”. Creo que, salvo la gente que fabrica best-sellers, se escribe porque no se puede hacer otra cosa, porque se necesita hacerlo. Pero también por el gusto, por la ilusión de ser leído por algún desconocido

Edgardo Cozarinsky

En mi caso, lo compararía con el de una araña que hace su tela en el interior de un lugar donde casi nada llega. Podríamos decir, un lugar equivocado.
Gustavo Ferreyra

En cambio, a la novela inédita (titulada, justamente, Los modos de ganarse la vida) la escribí por las noches, durante nueve o diez meses, cuando mi familia se iba a dormir y la casa quedaba en silencio.
Ignacio Molina

Escribir para mí se asemeja más a un “estado” que a un oficio.
Oliverio Coelho

Creo, en definitiva, fervorosamente en la incidencia del tiempo, y que el estilo proviene de la mera, y constante, acumulación.

Oscar Fariña

¡Nooooooooo!
Me hace gastar lo que me gano en otro lado.
Con el de cocinero: preparar el plato lleva más tiempo que el de consumirlo. Y siempre quedan sobras además.

Ricardo Strafacce

Si tendría que comparar mi oficio de poeta con otro, pienso en los jardineros, poetas y jardineros buscan lo mismo: rosas perfectas.

Rodolfo Edwards

Creo que los escritores somos artesanos porque no tenemos títulos y porque nadie puede enseñarnos a escribir; aun recurriendo a un maestro, éste sólo nos podrá guiar; aprendemos escribiendo en soledad y el lenguaje y la experiencia son nuestras herramientas.
Romina Doval

2 Comments:

Blogger shushu said...

vivir para el arte y no el arte para vivir, decía el hermoso hombre que fue trotski.
la desesperación de vivir de la literatura lleva al fracaso o al best seller, que artísticamente es un fracaso.
De todos modos: puede vivir tranquilo un escritor a quien nadie lee? sin la literatura, a los escritores sólo nos queda la literatura...

hola, soy troy maclur. me gusta tu blog ¿puedo agregarte a mi lista de contactos? visitame!!! saludos.

11:27 p. m.  
Blogger Nurit said...

Hola Troy, que bueno te guste mi blog. Con respecto a tu pregunta, por supuesto!!!!
Ya te pasaré a saludar...

9:03 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home