lunes, agosto 25, 2008

La cara como tallada por Rodin...

El domingo fui a ver la muestra de Rodin al Museo de Arte decorativo.
Hace bastante no iba a ese museo, solía ir mucho con mi mamá y siempre había poca gente. Nunca le pegaban con una buena muestra, es más, creo que la última que vi fue una sobre árboles de navidad. El museo tiene cosas interesantes, sobre todo chinas (ahora que China se puso de moda, quizá tenga más visitantes aunque no haya muestras). Sin embargo, es un poco kitsch, sobrecargado.
Debería hablar sobre la muestra de Rodin pero me pongo a hablar sobre China.
Mientras miraba la ceremonia final de los juegos olímpicos pensaba en lo genios que son los chinos. A esta altura, decir China va a dominar el mundo es figurita repetida. Por lo tanto, no quiero hablar de eso.
Lo que me llama la atención de china es que hay pocos artistas individuales. Y no es porque los nombres se parecen, porque recordamos autores orientales, como Oé, los haikus de Basho, grandes directores de cine como Kurosawa o los actuales Wong kar wai o Kim ki duk. El único artista (si es que se puede llamar artista) chino que me viene a la mente es Jackie Chan...
Volviendo a Rodin, ¿Qué es lo que hace que sus esculturas sean diferentes?
En la primera sala (llena de esculturas de autores contemporáneos a Rodin) ninguna escultura me llamaba suficientemente la atención. Quizá tiene que ver con que al esculpir, Rodin transmitió algo más. Porque la expresión de los rostros es muy potente. Casi se podrían decir que están sufriendo.

1 Comments:

Blogger Maru said...

Un cronopio pequeñito buscaba la llave de la puerta de calle en la mesa de luz, la mesa de luz en el dormitorio, el dormitorio en la casa, la casa en la calle. Aquí se detenía el cronopio, pues para salir a la calle precisaba la llave de la puerta.

3:17 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home