martes, julio 29, 2008

Oh, there is a light and it never goes out

Hablaba con c. acerca de los grupos y las relaciones.
Tengo una contradicción, por un lado no creo tanto en los grupos y en el pegoteo, y por el otro, tengo ciertas amistades que se manejan de forma grupal.
Hay ciertas actitudes en los que me gusta seguir siendo una adolescente: el eterno síndrome de Peter Pan. No se, por ejemplo, acostarme el sábado a las ocho de la mañana después de ir a desayunar con R. y con H.

La frase de la noche de R. : bailar es escribir una ecuación en el espacio- tiempo.

Pensaba en Isadora Duncan, y en su pasión por la danza. Uno de los libros que más me marcó en la vida fue su biografía. Es muy fuerte leer a alguien que tiene tan en claro lo que quiere y que tiene una relación absolutamente existencial con la danza y con el arte.

La danza como giros en el espacio, como algo que crea un movimiento visual que la trasciende.

Pero también pensaba en las relaciones, en que la amistad para mi es algo orgánico, físico. Es casi cursi decir esto pero el querer a ciertas personas te provoca cosas en el estómago. Esas relaciones de abstinencia, de necesitar al otro, de querer ver al otro, de ser feliz con una simple charla. Una amiga se va a vivir a otro país y yo no puedo evitar el ponerme triste. Me asusta entonces la dependencia que genera la amistad. Pero también me da cierto sosiego. Es lo que me transmite la calma que necesito en estos momentos raros de mi vida; lo que me sostiene.

Últimamente me cuesta escribir. Escribo en la computadora del trabajo, con tres horas de sueño y las palabras se me atropellan.

Si no fuera por los tubos de luz blanca del techo, los teléfonos que suenan cada tanto e interrumpen mis pensamientos, diría que estoy en un clima de intimidad total.

Paradoja del escribir: el otro día en Salida al Mar Monserrat decía que acá en Argentina la miraban mientras escribía y que eso a ella la ponía incómoda. A mi no me pasa eso. No me molesta que me miren mientras escribo.

En el trabajo pongo la música alta (hoy escribo escuchando a The Smiths) y me dejo llevar por el ruido de las teclas del teclado.

Mientras escribo, me acuerdo de un poema bobo de Nalé Roxlo: “Música porque sí, música vana, como la vana música del grillo”.

Hoy lo que escribo me hace acordar a esa canción, escribo porque sí, quizá sin la angustia existencial que tenía en su momento a la hora de escribir pero con la misma necesidad orgánica.

Repetir dos veces la palabra orgánica me hace pensar en que tengo dos opciones: o me preocupo por mi amiga celíaca que me lava la cabeza y me lleva a comer a lugares donde la comida es orgánica, sin harina y (lamentablemente, para mi gusto al menos), un poco desabrida o debo replantearme el seguir escribiendo con cinco horas de sueño encima.

El otro día hablaba con V. de que empecé con el blog por un sentimiento que hoy calificaría como Crave (Seguí dictándome Sarah, te escucho...). y hoy ya no me pasa eso.

"I am writing from a place you have never been"
Mark Strand

4 Comments:

Blogger Santiago said...

¡Che, cómo vas a tratar de poema bobo a la única cosa más o menos presentable que escribió Roxlo?

Bueno, espero que puedas superar todas estas dudas. Escribir con 5 horas de sueño es complicado, pero a veces es fructífero. Uno suele entrar en una especie de estado narcótico del que salen cosas inopinadas.

Bah, eso me pasaba a mí cuando escribía.

Saludos!

6:13 p. m.  
Blogger Paz Tyche said...

Mejor seguí escribiendo mal dormida y con The Smiths a volumen alto.


Saludos!

8:26 p. m.  
Blogger perra de agua said...

Lo vi y me acordé de vos: pessoa

9:52 a. m.  
Blogger Nurit said...

Santiago: Tenés razón, quizá es el único poema rescatable de Nalé Roxlo.
A lo que yo iba es que mientras escribía pensaba: escribo porque sí, aunque sean pelotudeces, por eso la asociación "como la vana música del grillo", aunque mi voz se parece un poco más a un saltamontes quizá.

Paztiche: gracias!!!

Perra de agua: tanto tiempo!!!!!!
leí lo que linkeaste, muy bueno...

11:33 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home