jueves, enero 31, 2008

Deseo y decepción

Me pasa que últimamente me decepcionan ciertas obras modernas.

Me pasó la vez que fui a ver al teatro Cleansed, de Sarah Kane, que salvo la experiencia antropológica de conocer el museo ferroviario y sus esculturas o el hecho bizarro de haber ido en un micro hacia el teatro, no me aportó nada.

Porque el texto no me permitió entrar.
Me corrijo: la puesta en escena no me permitió entrar.

No se que me hubiera pasado si la experiencia de la obra hubiera sido mediada por un libro. Pero tal como lo viví, con esa puesta en escena, me pasó que tanta violencia no me permitió entrar.
Hablar sobre drogas pesadas, sexo y pornografía a finales del siglo XX ya no es provocar. Ok., quizá una mutilación genital sí, pero el resto....

Recuerdo que salí del lugar sin que nada se haya modificado en mí, y como dice Nuestro Vietnam, “con respecto a la experiencia, diría que lo realmente importante no es si me gusta o no, sino si altera mi vida al menos medio milímetro.” Por lo tanto, salvo una pequeña decepción y una salida con unas esculturas bastante copadas, no me llevé nada de ese día.

Lo mismo me paso cuando vi Las mantenidas sin sueños, de Vera Fogwill; que salvo el título, que es realmente excelente y me hace acordar a la única obra de teatro que escribió Alejandra Pizarnik en vida Los perturbados entre las lilas, tampoco me aportó nada.

Cuando es tan exagerado lo que pasa, uno no puede entrar. No es creíble. Y encima tampoco es tan exagerado como para convertirse en una sátira, como sí logra, por ejemplo, la película Upa. Con L. nos la pasamos riendonos toda la película cuando en realidad, si uno entraba en el sufrimiento de los personajes, debería haberse puesto a llorar. Es más, por un momento, hacia el final de la película, cuando el bebe que nace es chino, dudamos si era una sátira y en realidad estábamos entendiendo todo mal.

5 Comments:

Blogger Diego said...

Pero Vera es cool, tiene onda. Valorá eso.


Saludos

10:10 a. m.  
Blogger sushi punk said...

bienvenida a la city!!!

10:33 a. m.  
Anonymous L. said...

Deseo y decepción... y sí, eso ya se instaló desde que teníamos pensado ver "Persona" y terminamos viendo la de Vera... Pero no puedo negar que me divertí muchísimo durante toda la película, por no mencionar al bebé chino... En lo que refiere a mi estado de ánimo, es probable que una película como "Mantenidas sin sueños" haya sido todo lo que necesitaba ese día para mantenerlo estable. Eso también cuenta... y además hay gente que no entiende a Bergman ;)

2:07 p. m.  
Blogger Nuestro Vietnam said...

Muy honrado por la pequeña cita, N. Y ahora me dieron ganas de ver la película de Vera, a ver qué tan exagerada es.
¡Saludos!

11:46 a. m.  
Blogger Nucífora said...

Diego: realmente el "ser cool" no es algo que me afecte o no a la hora de valorar la calidad de una película. A lo sumo me podrás decir: "Pero Vera tiene un padre que escribe como la reconcha de la lora...", eso es otra cosa, y tampoco sirve.

Sushi: Gracias!!!!!

l.: empecé a ver Persona, sin palabras...

Nv: de nada! que chico es el mundo...me dijo LK que trabajan en el mismo lugar.

9:24 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home